1 de febrero de 2014

Conflictos Costaleros, una problemática larvada

Costaleros de Sevilla S. XX

Hace unos meses publiqué un post en este mismo blog en el cual hacía un ejercicio de autocrítica acerca del mundo que rodea a nuestra Semana Santa, las Hermandades y los hermanos, es este:


Pasado el tiempo no solo no mejora el asunto, sino que se puede considerar que va a peor.

La idea del post no es nueva, es algo que desde hace años defiendo y puede ser resumida en una frase poco cofrade pero muy críptica " entre todos la mataron y ella sola se murió ".


Está claro que de un tiempo a esta parte todos, todos, estamos dando lugar a una vulgarización y vanalización de nuestra tradición cultural y cultual más importante, nuestra Semana Santa, a la que le estamos haciendo un flaco favor entre todos, los unos por acción y los demás por omisión, unos son culpables señalables y otros, aunque escondidos, no dejan de tener igual responsabilidad.

Surge esto al pairo de las dos últimas asonadas protagonizadas por sendas cuadrillas de costaleros, la de la Hdad del Santo Entierro de Dos Hermanas y la de la Hdad de Los Dolores de Torreblanca.

La ropa de los costaleros
En ambos casos el detonante es el mismo, el cambio de capataces, decisiones tomadas por las Juntas de Gobierno democráticamente elegidas en cabildo de elecciones, hechos estos que, parece ser, choca frontalmente con los intereses de las hermandades, habida cuenta de como defienden las cuadrillas a los anteriores capataces

Con ser graves estos hechos, no son sino la prueba palpable de que las hermandades, mejor dicho, las juntas de gobierno, han dotado a algunos grupos dentro de las corporaciones, entiendase cuadrillas de costaleros, bandas de música..,  de un poder que, usado con fines espúreos, hoy se vuelve contra ellas.

Desde hace años, bastantes, muchos hermanos mayores han alcanzado el puesto medrando y solicitando apoyos explícitos dentro de las cuadrillas de costaleros, balsa de votos que, bien manipulada, permite obtener no menos de 100-150 votos favorables; pero claro, en muchas ocasiones estas cuadrillas a la larga exigen su recompensa, ser tratados como hermanos especiales, como si solo ellos mantuviesen a la Hermandad, y si como de ellos solo dependiese mantener la pureza cofrade.

Lo que hoy vivimos son los lodos que hemos de parecer al ir sembrando de arena el cauce de la vida cofrade; resulta indignante, anormal, que un grupo quiera hacer valer su decisión pore encima de un cabildo general de elecciones a las que son convocados todos los hermanos con rderecho a voto, pero sin duda actúan de esta forma pues saben que colocan a la junta de gobierno entre la espada y la pared, y pocas juntas puede hoy en día prescindir de una cuadrilla o, ni tan siquiera, de una parte de ella, en aras a la paz social que se supone debe imperar.

Al final, quien sabe, quizás utilizando la famosa " ley del péndulo" en unos años pasemos al estadio contrario, volveremos a las cuadrillas profesionales, a suprimir las bandas de música de las hermanades, a costaleros y músicos no hermanos que nada tengan que ver en el día a día de las corporaciones, a lo mejor así se consigue minimizar el impacto de estos grupos de presión, de seguir así no dudo que ese será, a medio plazo, la medida a tomar.

Etapas de la "levantá" Costaleros de Sevilla

Pues ya tenemos los dos primeros culpables, los directos, las juntas de gobierno y las cuadrillas de costaleros, o cualquier otro grupo de presión que actua de facto como tal, pero no son los únicos, no se puede dejar pasar el importante papel que la autoridad eclesiástica representa en esta problemática, en lugar de formar y exigir una formación a los candidatos a oficiales de junta, se limita a mira a otro lado y dejar el tema en manos de los directores espirituales, los cuales se guían más por simpatías y suelen apoyar a aquellos que más seguridad tienen que serán poco problemáticos para con ellos.

Como cuarto zanco de esta parihuela de la culpabilidad no se puede dejar de lado a cierta prensa sensacionalista que fluye alrededor de las hermandades, esa prensa que no tiene reparos en airear asuntos internos de las corporaciones y sus miembros que, en buen uso del periodismo, deberían ser tratados con mayor delicadeza, esa prensa que encumbra o hunde a corporaciones o miembros de junta de oficiales según su comportamiento sea agradable o no al presunto profesional de la información. Mantengo que la Semana Santa y sus hermandades no genera información por si misma para 7 programas de radio, 14 diarios, 5 emisiones de televisión.. ( o las que sean), con lo cual es preciso rellenar con noticias o informaciones que poco favor nos hacen.


Costaleros de Sevilla S. XX
Añadimos al coctel una masa social de las hermandades algo indolente, poco comprometida con el día a día de la Hermandad, que suele preocuparse poco por asuntos distintos a la estación de penitencia, y ya tenemos la bomba de relojería armada, pues los "lobbys" internos de las hermandades saben que no van a encontrar rechazo u otro grupo que se les oponga, otro gallo cantaría si los, por ejemplo, nazarenos de los últimos tramos, los más antiguos, se articulasen para exigir que se cambie a las cuadrillas de hermanos costaleros pues las actuales no son de su gusto, sería curioso saber si, en esas condiciones, las actuales cuadrillas seguirían siendo tan belicosas con determinadas decisiones de las juntas de gobierno.


Pdta.- Cuanto se habla en este artículo son opiniones personales que para nada representan ni definen a todas las hermandades, cuadrillas o juntas de gobierno, las cuales, en su mayoría tienen un comportamiento acorde con su función y responsabilidades dentro de la corporación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario