29 de agosto de 2014

Miguel de Mañara - Vida y Obra

Miguel de Mañara - Sevilla
Miguel de Mañara - Sevilla

Don Miguel de Mañara Vicentelo de Leca (Sevilla 1627- Sevilla 1679) es claro ejemplo del espíritu que imbulle a Sevilla en el siglo XVII, una ciudad que vive sus mejores años y al tiempo sus años más terribles, un siglo contradictorio que conforma una ciudad binomial, dual, como lo es en nuestros días. La Sevilla donde Mañara nace, vive y muere experimenta en estos años todos los sinsabores que la iban a transformar de la principal urbe de la Península a una ciudad vulgar y provinciana donde la mayoría de la población tiene como casi único consuelo y esperanza aferrarse a la religión y sus dogmas; los desordenes sociales de 1642, la peste de 1649, la sequía de 1682 o la inundación de 1683 provocaron la desaparición de buena parte de su población y el debilitamiento progresivo de su estructura social y económica, que culminaría con el desplazamiento de la Casa de Contratación a Cádiz en 1717

Como contraste con esta miseria en la ciudad se continuaban levantando lujosos palacios donde vivía una nobleza decadente y una clase mercantil que, con la riqueza atesorada por el comercio de indias, se iba a intentar incorporar al carro de los cargos nobiliarios y al poder social.

Hospital Santa Caridad - Sevilla
Hospital Santa Caridad - Sevilla
Curioso es que a la vez que Sevilla se hunde en la decadencia se producen las más impresionantes obras de arte del barroco, es la Sevilla de Zurbarán, Murillo, Valdés Leal, Martínez Montañés, Pedro Roldán, Bernardo Simón de Pineda, Ortíz de Zuñiga....Pero también es la de la crisis económica, la de las carestías, epidemias, intransigencias y muertes.

Su padre, Tomás Mañara Leca y Colona, nació en Calvi, perteneciente a la Señoría de Génova, hacia 1574 en el seno de una familia noble aunque venida a menos. Don Tomás había conseguido labrar una sólida fortuna dedicándose al comercio con América, en cuyas tierras pasó la etapa de juventud. Una vez de regreso en Sevilla ocupó destacados cargos y se convirtió en un hombre público ocupando altas magistraturas en la ciudad.

La infancia de Miguel Mañara fue la normal de un niño que pertenece a una familia sevillana con fortuna, su padre llegó a desempeñar cargos como consiliario del consulado de Cargadores a Indias, familiar del Santo Oficio y hermano mayor de San Pedro Mártir, hermandad creada por miembros del Santo Oficio y que salía del convento dominico de San Pablo.

Desde niño recibió Miguel Mañara educación propia del estado de caballero, pues su progenitor había logrado para él el hábito de caballero de la Orden de Calatrava, cuando contaba ocho años, siendo investido tras cumplir los diez. al fallecer sus dos hermanos mayores Mañara era con trece años el heredero patrimonio familiar,incluido el mayorazgo conseguido por su padre en 1633.

Mañara desempeña varios puestos tanto en hermandades de la capital, es miembro de junta de la Soledad de San Lorenzo, como en el consistorio, gobierno municipal y la universidad, llegando a ser caballero veinticuatro de la ciudad de Sevilla. 

Hospital Santa Caridad - Sevilla
Hospital Santa Caridad - Sevilla
Se casa por poderes en 1648 con doña Jerónima María Antonia Carrillo de Mendoza y Castrillo. muriendo su esposa en 1661 sin que el matrimonio haya tenido descendencia. 

Este es el punto de inflexión en la vida de Mañara, que decide recluirse durante 5 meses en el eremitorio carmelita del desierto de las Nieves, dedicado a la pura y dura contemplación. ( Los carmelitas descalzos denominaban desiertos a sus casas destinadas a tal fin, y en este caso se trataba de una fundación en un valle escondido en la serranía de Ronda, a dos leguas de Montejaque ).

De regreso a Sevilla y tras una conversación con el entonces hermano mayor de la Hermandad de la Santa Caridad, don Diego de Mirafuentes, solicitó su ingreso como hermano en la misma. La corporación se dedicaba a enterrar a los ahogados que devolvía el río, los muertos que aparecían por las calles y a los ajusticiados.

Su labor en la Hermandad le hace merecer el puesto de Hermano Mayor desde donde promoverá la creación de un hospicio que con el tiempo fue transformado en el hospital de la Santa Caridad, realizando obras para ello en las reales atarazanas que en 1252 mandó construir Alfonso X. Asimismo engrandeció la IGLESIA DE LAS SANTA CARIDAD, llamada realmente Iglesia de San Jorge, aledaña al hospital poniendo su fortuna a disposición de la Hermandad y de sus fines.

Hospital Santa Caridad - Sevilla
Hospital Santa Caridad - Sevilla
El funcionamiento del Hospicio puso de manifiesto lo preciso que resultaba la atención a los pobres enfermos, lo cual derivó en la conversión en Hospital. Muchos indigentes enfermos eran rechazados en los hospitales por ser incurables, contagiosos o por otras causas, lo cual sugirió a Mañara la gran obra de amor de curar a los enfermos en la propia Hermandad de la Santa Caridad. Se inauguró la primera enfermería del Hospital en junio de 1674, con veinticuatro camas, que fueron ampliadas a cincuenta. Una segunda enfermería fue inaugurada en septiembre de 1677,  en el momento de su fallecimiento se labraba la tercera

Dentro de las funciones que se obligan a realizar los hermanos de la corporación, cuyas reglas se encarga Mañara de adecuar al momento histórico transformándolas  radicalmente, se encuentran tareas de caridad para con los enfermos e indefensos, aparte de enterrar a los pobres desamparados fallecidos: trasladar a los hospitales a los pobres enfermos en sillas de mano, sustentar a los menesterosos en las riadas ocasionadas por el Guadalquivir; dar limosnas a los conventos pobres, hospitales, niños expósitos y presos de la cárcel, dádivas de ropas y dineros a los más necesitados, etc.

Las obras emprendidas exigían tanta dedicación que decidió solicitar permiso a la Hermandad para pasar a residir en la misma, en unas dependencias sencillas y de una rotunda austeridad, por las que cambió su anterior vivienda palaciega.

El ejemplo de Mañara hizo de muchos miembros de la nobleza sevillana acudieran a la Santa Caridad para secundar su labor, si bien la hermandad no distinguía, ni distingue hoy, a sus miembros por su poder económico o social; un hecho que lo corrobora es que todos los hermanos difuntos son enterrados con su sayal marrón y en un ataud de madera simple en el cual solo figura una cruz, siendo el enterramiento similar para un noble que para un humilde dentro de la institución, el féretro es portado sobre una parihuela por 4 hermanos vestidos asimismo con tosco sayal y que portan en sus manos unas lámparas de aceite.

Miguel de mañara falleció en 1679 dejando "huerfanos" a cientos de indigentes y humildes ciudadanos a los cuales su obra había socorrido durante años. Asimismo la nobleza quedó patente el respeto que profesaba al hoy Venerable Siervo de Dios, cuyo proceso de beatificación continua en nuestros días, después de que El 6 de julio de 1985, Su Santidad el Papa Juan Pablo II declaró las virtudes en grado heroico de don Miguel Mañara, otorgando así al Siervo de Dios el título de Venerable.

Hospital Santa Caridad - Sevilla
Hospital Santa Caridad - Sevilla
Como ejemplo de su humildad extrema, un detalle, quienes visiten la Iglesia de San Jorge, anexa al Hospital de la Santa Caridad, comprobarán en su entrada, justo en el dintel, una lápida, todos la pisan, así es como lo quiso el propio Mañara; esa es la lápida que cubre su tumba, y en la cual figura como epitafio la siguiente frase, todo un resumen de su vida de entrega a los más pobres " Bajo esta lápida está la sepultura donde reposa Miguel de Mañara...para que todos los pisaran por considerar a su cuerpo indigno de estar dentro de la Iglesia ".

Toda esta historia, real, contrasta con la version interesada que circuló durante el S. XIX en ambientes anticlericales, según la cual Mañara era un hombre libertino y calavera que una noche, tras una juerga con amigos, en plena sonmolencia ocasionada por el alcohol vio pasar frente asi una procesión de la Santa Compaña que iba a enterrar a un cadaver; preguntado por Mañara quien era el fallecido la respues que oyó fué " es D. Miguel de Mañara, muerto a causa de sus excesos ". Dicen que a partir de ese momento tomó consciencia y dedicó el resto de su vida a servir a los pobres. 

Esta versión, muy del periodo romántico, conecta con Tirso de Molina y José Zorrilla, haciendo ver que el personaje de sus obras "El burlador de Sevilla " y "Don Juan Tenorio" están inspirados en la conversión de Mañara.

Incluso Antonio Machado en una de sus obras retrata a Mañara como un seductor al referirse a si mismo en "Retrato" de su libro "Campos de Castilla" como " ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido..."



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo blog