16 de septiembre de 2014

Historia de Sevilla II - época visigoda


San Isidoro y San Leandro - Sevilla
San Isidoro y San Leandro - Sevilla
Del norte de Europa, de los hoy países escandinavos, provienen unas tribus que, mediado el Siglo I se adentran en Europa. Estas tribus, que forman el pueblo godo se dividen en dos, un grupo se dirige hacia el este, hacía la actual Ucrania, son los ostrogodos, mientras otros se encaminan al encuentro de los territorios gobernados por el imperio romano, son los visigodos.

El imperio romano esta decayendo, Roma utiliza a estos pueblos germánicos para, tras firmar acuerdos de no agresión, permitirles asentarse en territorios fronterizos desde donde sirven de protección al Imperio. Pero entonces surge otra fuerza que viene del Este, los Hunos empujan a los visigodos que se adentran en territorios romanos y plantan cara a sus ejércitos, llegan a saquear la capital, Roma, y se instalan en Francia, recibiendo de Roma tierras a cambio de paz.

Los Visigodos de la Galia nunca llegaron a unificarse con los nativos de los territorios dominados, por contra, en el norte de Francia los francos si llegaron a unificarse con los galorromanos, llegando llegando incluso a abandonar su arrianismo en pro de la unificación. Esta diferencia de criterios dio lugar a luchas en las cuales los Visigodos sufrieron la derrota de Vouillé en 507, lo que les obliga a huir hacia el sur, adentrándose entonces en la península ibérica, la cual dominaron con cierta facilidad.

Migraciones pueblos godos
Migraciones pueblos godos
El pueblo hispano, harto de que los romanos los tuviesen como esclavos vio con buenos ojos la nueva invasión no oponiendo resistencia, y pensando que las cosas mejorían con estos nuevos gobernantes. Pero los recién llegados también viven al margen de los nativos y se instalan en campamentos provisionales llamados vandalen haus, palabra que daría origen a Vandalaus, luego Andalaus y Andalucía finalmente. Una vez asentados definitívamente, se organiza el gobierno de las ciudades y los campos, que quedan bajo el control de los condes. Los siervos pueden trabajar libremente para quien quieran. De toda formas, se mantienen las clases y los godos no se mezclan con los nativos hasta finales del siglo VII, cuando ya es inminente la llegada de los árabes.

Los visigodos establecieron su corte en Toledo, aunque durante un periodo esta estuvo radicada en Sevilla, concretamente durante el reinado de Amalarico, Teudis y Teudiselo, mientras Atanagildo la traslada a Toledo.

La Hispania Visigoda
La Hispania Visigoda
Los enfrentamientos por el poder y la religión, una parte de los mandos era arriana y la otra católica, se sucedieron durante años.  Justiniano, emperador de Bizancio, viendo la división existente entre los Visigodos, intentó conquistar el sur de Hispania, misión infructuosa. Los Visigodos eligieron entonces a Leovigildo como rey.
 
Con la llegada de Recaredo al trono, Sevilla vive sus mejores momentos: se amplían las murallas, se crean nuevos barrios y se levantan palacios e iglesias. Se desvió el río que en un principio discurría por la actual Alameda de Hércules y Arenal.

Cuando surge el enfrentamiento entre Leovigildo y su hijo Hermenegildo, que abandonó el arrianismo convirtiéndose al catolicismo y se autodeclarándo rey de Sevilla, este último pide ayuda a las tropas bizantinas, mientras Leovigildo, para evitar su posible acceso por el río, levanta un gran dique con las piedras de Itálica río arriba desviando su curso con el fin de provocar la una sequía en la ciudad.

En tiempos de los visigodos destacaron dos prelados sevillanos, hermanos y canonizados como santos: San Leandro y San Isidoro. El primero de ellos convirtió al catolicismo a Hermenegildo, que ya indicamos se sublevó contra su padre con el apoyo de la nobleza hispano-romana, fracasando en el intento y siendo ejecutado por ello. Tras la muerte de Leovigildo, Leandro destacó en el III Concilio de Toledo en 589, donde el nuevo rey Recaredo se convirtió definitivamente al catolicismo con toda la nobleza visigoda.

Recaredo en Concilio de Toledo
Recaredo en Concilio de Toledo
San Isidoro escribió un conjunto enciclopédico de veinte libros conocidos como Etimologías, especie de enciclopedia que glosaba el saber de la antigua cultura grecolatina en diversos campos, medicina, música, astronomía, teología, etc.. obra  gran influencia en toda la Europa medieval

El final del imperio coincide con la llegada al poder del rey Don Rodrigo, quien por diferentes motivos se ganó la enemistad de familias nobles. Al mismo tiempo, en Tánger, el conde don Julián, gobernador de Bizancio, colaboraba con los árabes para facilitar su entrada en España. En el 711 tiene lugar la famosa batalla sobre el río Barbate con la derrota de Don Rodrigo y las tropas visigóticas.

Historia de Sevilla I - Tarttesos y Roma

Historia de Sevilla III - La época islámica 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo blog