26 de noviembre de 2014

San Isidoro de Sevilla - Vida y Obra



San Isidoro de Sevilla
San Isidoro de Sevilla
Acerca de San Isidoro de Sevilla pueden escribirse mil y un comentarios, una figura única de la España visigoda, ejemplo y espejo en el que sucesivas generaciones se miraron, sirvan estas pocas notas como esbozo y recordatorio de su intenta y productiva vida, haciendo constar que el apodo "de Sevilla" viene originado porque estuvo de Arzobispo hispalense durante 30 años, aún cuando, como de indica, no nació en Sevilla; similar sobrenombre recibe su hermano en idénticas circunstancias.

San Isidoro de Sevilla, nacido en ¿Cartagena? en 556 y fallecido en Sevilla en 636, fue eclesiástico católico hispanogodo, dirigió la archidiócesis de Sevilla desde 599 a 636, recibiendo la santidad en 1598 y nombrado Doctor de la Iglesia por Inocencio XIII en 1722 (Doctor/a de la Iglesia" es un título que la Iglesia (el Papa o un concilio ecuménico) otorga oficialmente a ciertos santos para reconocerlos como eminentes maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos). Brilló en varios campos como erudito por lo que su figura se asocia a la idea de "saber universal", lo que más adelante sería definido como "hombre el renacimiento" , sus ideas no se limitaban a un área concreta del saber, destacando en diversas ramas del conocimiento.

Su padre era de origen hispano-romano, siendo de clase social alta, su madre a diferencia de él, era visigoda, posiblemente emparentada con la realeza, y contribuyeron, parece ser, a la conversión de la realeza visigoda del arrianismo al cristianismo. Para ampliar información acerca de la dominación visigoda de la península ver este enlace la Sevilla visigoda.

San Isidoro de Sevilla
San Isidoro de Sevilla
Era el menor de 5 hermanos, de los cuales otros tres llegaron a la santidad, concretamente San Leandro de Sevilla (534-596) ; San Fulgencio de Cartagena (S. VI - 630) y Santa Florentina; la última hermana, Teodosia, casada con el rey Leovigildo,  fue madre de otro santo, San Hermenegildo. Curiosa familia, no cabe duda, llamada por estas circunstancias "los cuatro santos de Cartagena. De estos datos se infiere que era tío de Recaredo (hijo de Leovigildo y teodosia ) rey visigodo que se convirtió al catolicismo.

La familia de San Isidoro cambio de residencia de Cartagena a Sevilla una vez se produjo la conquista bizantina, su familia era simpatizante del grupo de Atanagildo que perdió frente a los seguidores de Agila I.

De joven leyó a Agustín de Hipona y San Gregorio Magno, y estudio en la Escuela Catedralicia de Sevilla, aprendiendo Latín, Griego y Hebreo. Sus padre murieron siendo Isidoro un niño y su hermano Leandro, mucho mayor que el se hizo cargo de su formación. Cuenta la leyenda que Leandro era muy severo con su hermano y este llego incluso a escaparse de casa para evadirse de esa dureza, regresando al poco tiempo y ganandose el castigo del ingreso en un monasterio para obligarle a que siguiese estudiando.

La España Visigoda
La España Visigoda
Un día se acercó a un pozo y al comprobar que la soga producía endiduras en la dura piedra pensó que así también la conciencia y la voluntad del hombre pueden vencer las dificultades tras lo cual considero que su futuro pasaba por el estudio y se dedico con ahinco a ello.

Por ello llego a ser uno de los hombres más cultos y sabios de su época, fue el primer organizado de la cultura cristiana y se le consideró el maestro de la edad media o de la Europa medieval. Su gran contribución cultural fue su libro "etimologías u orígenes", un compendio del saber antiguo hasta ese momento. Se divide en 20 tomos y 448 capítulos, y tratan de teología, literatura, gramática, ciencias naturales.... Gracias a su ingente trabajo de pudo trasmitir la cultura romana a las siguientes generaciones pues nadie había conseguido unificar todos los conocimientos conocidos hasta entonces.

Fue un fecundo escritor, y además de la etimología se le deben libros y estudios tan importantes como " historia de los vándalos y suevos", biografías de varios ilustres personajes, historia de los visigodos ( único libro que nos proporciona información de primera mano sobre los pueblos godos ), diccionario de sinónimos, de astronomía, tratados eclesiásticos y teológicos.

San Isidoro de Sevilla y San Leandro
San Isidoro de Sevilla y San Leandro
Al morir su hermano Leandro, arzobispo de Sevilla, le sustituyó en el cargo, siguiendo la obra iniciada por aquel, y consiguiendo la total erradicacion del arrianismo y la conversión de la realeza y nobleza visigoda al cristianismo. Asimismo fundó las escuelas episcopales en Sevilla y luego en Toledo y Zaragoza, antesala de los futuros seminarios, tenía claro que el clero debía formarse para servir mejor a los fieles; fomentó la creación de escuelas monacales y reguló las normas de los monasterios. Su intención era dotar de una unidad de criterio eclesiástico y cultural al mundo visigodo. Potencio la figura de los Sínodos para discutir cuestiones de disciplina eclesiástica. 

San Isidoro entendió que la mejor forma de fortalecer el estado era la cultura y se dedico a formar y dejar su impronta evitando que corrientes europeas barbaras se introdujesen en la península, de ahí su afán de unificar criterios respecto al clero, la conversión de la nobleza al cristianismo y sus muchos estudios en temas variados.

Falleció en 636 y fue enterrado en Sevilla, pero en 1063 sus restos fueron trasladados a la basílica de San Isidoro de León. Su canonización se realizó en 1598 y en 1722 se fue otorgada la gracia de ser uno de los Doctores de la Iglesia por su gran contribución a la cultura y al ordenamiento del clero. San Isidoro fue referencia de multitud de santos que en siglos posterioes bebieron de sus fuentes.

Hay que indicar que San Isidoro figura en el escudo de la ciudad de Sevilla, junto a San Fernando y San Leandro, y que una imagen suya realizada en plata de Ley procesiona las calles de Sevilla formando parte del cortejo del Corpus Christi.

Por último uno de sus textos, de su obra "Etimologías" haciendo referencia a España:

San Isidoro de Sevilla
San Isidoro de Sevilla
" Tú eres, oh España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extienden desde el Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quien reciben prestadas sus luces no sólo el ocaso, sino también el Oriente. Tú eres el honor y el ornamento del orbe y la más ilustre porción de la tierra, en la cual grandemente se goza y espléndidamente florece la gloriosa fecundidad de la nación goda. Con justicia te enriqueció y fue contigo más indulgente la naturaleza con la abundancia de todas las cosas creadas, tú eres rica en frutos, en uvas copiosa, en cosechas alegre... Tú te hallas situada en la región más grata del mundo, ni te abrasas en el ardor tropical del sol, ni te entumecen rigores glaciares, sino que, ceñida por templada zona del cielo, te nutres de felices y blandos céfiros... Y por ello, con razón, hace tiempo que la áurea Roma, cabeza de las gentes, te deseó y, aunque el mismo poder romano, primero vencedor, te haya poseído, sin embargo, al fin, la floreciente nación de los godos, después de innumerables victorias en todo el orbe, con empeño te conquistó y te amó y hasta ahora te goza segura entre ínfulas regias y copiosísimos tesoros en seguridad y felicidad de imperio ".

Este texto es utilizado como argumentario por aquellos que hablan de Reconquista, aduciendo que ya antes de la invasión árabe existía un concepto de España como ente geográfico, allá por e Siglo VI.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo blog