9 de septiembre de 2015

San Leandro de Sevilla - Vida y obra



San Leandro - Sevilla
San Leandro - Sevilla
San Leandro nació en Cartagena en el año 534 y falleció en Sevilla en 600 o 601, concrétamente el 13 de marzo. Leandro era hijo de una notable familia hispanorromana, su padre, Severiano, era hispanorromano con antecedentes griegos y su madre, Teodora, visigoda. Era Hermano de otros santos de la Iglesia católica, San Isidoro de Sevilla, San Fulgencio ( Obispo de Ecija y Cartagena ) y Santa Florentina ( Abadesa de varios conventos ).

La llegada de los bizantinos al levante provocó que la familia se desplazase a Sevilla, el padre de Leandro apoyaba a Agila, rey visigodo, mientras los bizantinos tenían como aliado a Atanagildo.

Una vez en Sevilla y al fallecer sus padres Leandro quedo como cuidador de sus hermanos pequeños, si bien cuando hubo cumplido esa función y estos ya no precisaban tutor ingresó en un monasterio. Tenía fama de persona inteligente, buen orador y además había estudiado con los mejores profesores de su época, por ello no sorprende que procurase dar a sus hermanos una educación tan extensa como la que él mismo tenía.

Recaredo Rey Gogo
Recaredo Rey Gogo

Tras ello fue nombrado metropolitano de Sevilla por elección popular entre 579 y 599, curiosamente fué sustituido por su hermano S. Isidoro como ordinario de la diócesis hispalense, y se cree que a el se debe la conversión de Hermenegildo al cristianismo y el enfrentamiento con su padre Leovigildo que le valió el destierro al obispo y la muerte al noble visigodo.

Hermenegildo envió a Leandro a Constantinopla para conseguir apoyos a favor de su causa para ser rey visigodo. En Constantinopla conoció a Gregorio, vicario del Papa ante el emperador y elegido años después Sumo Pontífice; la historia le conoce como San Gregorio Magno. debiendo el apodo de "magno" a su talento y erudición.

Una vez regresado a Sevilla Leovigildo desterró a Leandro, aunque no se atrevió ni a quitarle la mitra ni a matarlo, como pedían algunos nobles visigodos que veían en él al instigador de la revuelta de Hermenegildo. El propio Leovigildo, a punto de morir, le levantó el castigo y le encomendó que cuidara a su hijo Recaredo, el motivo no fue otro que Leandro era el mayor talento que había en la Iglesia hispana (y en Hispania entera), y Recaredo necesitaría su apoyo y su ayuda una vez en el trono

Sin Leandro junto a Recaredo no se hubiera producido el III Concilio de Toledo, ni tampoco se hubiera llegado al entendimiento con los obispos arrianos. Leandro se había pasado su estancia en Constantinopla estudiando a los padres y conocía a fondo el poso doctrinal e histórico del arrianismo. Sin sus esfuerzos es difícil pensar que se hubiera llegado a un entendimiento entre católicos y arrianos. 

Recaredo Rey Gogo
Recaredo Rey Gogo
De Leandro escribió su hermano Isidoro: “ Leandro, hijo de Severiano, de la provincia Cartaginense de España, fue monje de profesión, y siendo monje fue nombrado obispo de la iglesia de Sevilla, en la provincia Bética; hombre de conversación suave, de ingenio brillantísimo, ilustrísimo por su vida tanto como por su ciencia, hasta el punto de que su fe y por su habilidad el pueblo de los Godos volvió de la herejía arriana a la fe católica " [ De viris illustribus ]

Leandro en este segunda época en Sevilla fue consejero de Recaredo, hermano de Hermenegildo y sucesor en el trono de su padre Leovigildo. Recaredo abandono el arrianismo abrazando la fe católica a instancias de Leandro y convocó el concilio de Toledo en el cual se instituyó el catolicismo como religión de la España visigoda.

Triunfo de San Hermenegildo
Triunfo de San Hermenegildo
San Leandro esa considerado uno de los padres de la Iglesia y se le considera precursor de la Escuela Sevillana de Teología. Se caracterizó por su defensa del catolicismo frente al arrianismo, del que escribió numerosos textos en contra, Se preocupó en gran medida de la formación del clero y de la divulgación del catolicismo.

Junto con su hermano constituye la vanguardia intelectual de la etapa visigoda en España, siendo equiparables sus figuras históricas al auge que durante el renacimiento tuvieron las ciencias y las artes. 

De la importancia que para Sevilla tuvieron los dos hermanos, San Leandro y San Isidoro, baste el detalle de que ambos, junto con San Fernando, figuran en el escudo de la ciudad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo blog