24 de noviembre de 2014

Hoy empieza la nostalgia - A. Burgos



Artículo de Antonio Burgos, todos empezamos a ver el final de lo esperado ese Viernes que nos anuncia que quedan horas para empezar a disfrutar, el Viernes de Dolores es el principio del final de la Semana Santa que tanto deseamos que llegue.

" Sevillanos: ungido por las palabras del pregonero, me atrevo hoy a poner el recuadro en una blanca pared recién blanqueada en una calle de barrio por la que van a pasar las cofradías; me atrevo a fijarlo en esa blanca pared con el engrudo táctil de las palabras y a escribir diciendo: apresuraos, vivid cada instante, oid cada flor, oled cada sonido, que hoy empieza la nostalgia; hoy empieza esa historia, que siempre es igual, pero que nunca es igual, que nunca es distinta y que siempre nos parece otra.

Ahora, sevillanos, sé lo que significan los largos capirotes que enfilan el cielo desde los balcones de la Alcaicería. La Alcaicería es la rampa de lanzamiento de la primavera de Sevilla, el Cabo Kennedy que nos colocara en la órbita universal de la cita con la historia. Si vais esta mañana a la Alcaicería, sobre un fondo de balcones abiertos que tienen radios con marchas de Semana Santa, oiréis la cuenta atrás de Sevilla. Los últimos segundos de la cuenta atrás. Porque hoy empezamos a tener nostalgia de lo soñado, melancolía de lo vivido...

Nunca más, hasta el año que viene, un Señor del barrio de la Magdalena será llevado, como esta noche, entre el silencio de los trajes oscuros. Nunca más, hasta el año que viene, una Virgen será llevada a un Valle de cera y terciopelo antiguo. Empieza, ay, a contar el tiempo. ¿Todo pasa y todo llega? ¿O todo llega porque nunca pasa en nuestra memoria, que tenemos a la ciudad detenida en los supremos instantes del gozo?.

Id mañana por la noche a saborear la nostalgia en la Catedral. Tomad la entrada del Miserere. Pero no os coloquéis en las filas del crucero. Despreciad las sillas y el concurso de las gentes. Sentaos en el Trascoro, en el umbral de una desierta y oscura capilla. Contemplad el gozo. Id oyendo los versículos de Eslava entre aquel bosque de columnas. Nunca podréis ver más bella la Catedral, en la soledad sonora del Trascoro, ya colgado de terciopelos y tafetanes, de plata y bizarrones.

Porque si queréis apresar el agua de Sevilla que se va de entre las manos, tenéis que saborear estas últimas horas sin nostalgia. El Domingo, en cuanto sintáis el gozo de ver el primer nazareno, al instante experimentaréis la tristeza de ya no poder ver más nunca, hasta el año que viene, el primer nazareno... El domingo en cuanto el blanco palio de la Paz esté ya por la glorieta de Covadonga, sentiréis la inmensa tristeza no de que la Semana Santa empiece, sino de que comienza a terminar... Todo será como un largo fin. Todo será como un reencuentro con el tiempo, Dios también creó el tiempo para que los sevillanos nos debatamos entre el dolor de lo que se va y el gozo de lo que viene.

Y lo que vosotros sentís, sevillanos, y no lo decís, lo dirá en voz alta una vieja. Estará el mismo domingo, por el Pumarejo, viendo a la Virgen de la Hiniesta. Apenas tendremos unas horas de pasos en la calle, cuando pase una Sonrisa entre azules, y esa vieja de la sillita baja, del moño y de los zarcillos negros, se santiguará y le dirá a la Virgen, como quien le habla a una vecina:

--Ea, hija, hasta el año que viene si me das salud para venir a verte.

Por eso, sevillanos, os insto con este bando de la nostalgia a que saboreéis la intensidad de estas horas de la víspera, que el camino de azahares es siempre mejor que la posada del cansancio del alma que tendremos el Viernes por la tarde, cuando el Cachorro camine otra vez sobre las aguas. Agotad el gozo de las vísperas, que siempre será mejor que la fiesta. Porque no sé vosotros, pero yo, que me ha ungido el pregonero de la nostalgia de toda una generación, comienzo a sentir una inmensa tristeza en cuantito que el domingo veo el primer nazareno. Alegre tristeza de los días de la nostalgia... "

Artículo original Hoy empieza la nostalgia (A. Burgos)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo blog